Sabes que no soy Freud.

Tampoco tengo 30 años de experiencia. 

Más que nada, por qué si los tuviera, no sería joven.

Tampoco he inventado la psicología ni soy un bestseller.

Soy psicólogo y disfruto ayudando a otras personas.

No voy a caer tan bajo como para decir que “me gusta la música”, pero bueno, debajo tienes una foto tocando el handpan:

Nadie está a salvo del postureo

Todos tenemos momentos bajos.

Haberlos vivido es lo que me ayuda a entender mejor a quién pasa por situaciones difíciles. 

Digamos que puedes ser pastelero sin que te gusten los dulces, pero es más fácil si te pierde el azúcar.

Cada vez me gusta más escuchar, así que te dejo por aquí mi teléfono por si quieres que hablemos. 

No tengo 12 másteres

No voy a decirte las formaciones y títulos que tengo, si te estás planteando escoger a tu psicóloga o psicólogo según la cantidad de títulos que tengan, no soy tu chico. 

Eso sí, si de alguna cosa me arrepiento, es de haber estudiado demasiado. 

Más que nada, por qué ahora mismo tengo firmas del Rey que, aparte de no ser perseguido por la Ley, no me sirve de mucho más. 

Lo que sí me sirve es lo que he aprendido haciendo consulta y es a estar atento a los problemas del otro. 

Si quieres puedes saludarme con un holiiii o alguna cosa divertida. 

Dicen que la vida es demasiada seria como para tomársela en serio. 

Estoy en Telegram, en el mail de casi toda la vida y en whatsapp

Y si eres chapado a la antigua como yo, quizás te hace ilusión llamarme por teléfono en el 651 62 15 97.

caCatalà